Dos anécdotas viajeras para revisar los pasados